Amor




Evangelio:
Jn 15, 12-17
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.

”No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando: que se amen los unos a los otros”.

Amor

Como todos los aspectos de Dios, el Amor también es invisible pero muy real. Seguramente muchas veces habrás oído decir que "Dios es Amor", y todos amamos a alguien o a algo y siempre se da, el Amor siempre está presente de una u otra forma. El Amor es el Bien y el Bien está en todas partes y en todo. Ante cualquier circunstancia donde no se manifieste claramente el Bien, se está manifestando una mentira, y eso ocurre porque falta AMOR. Entonces como ya aprendimos, invoca a Dios a la acción, a través de sus aspectos, la Verdad, el Bien... el Amor. Todos los aspectos Divinos están entrelazados y teniendo plena conciencia de ello, fácilmente podemos ponerlos en acción. Una forma es bendiciéndolos, porque todo lo que bendecimos se agranda. Y no se necesitan grandes rituales para lograrlo, sólo dices..."bendigo el bien que esta situación contiene y quiero verlo", y verás que el Bien, lo Bueno, la Verdad, el Amor... aflora.
Para proteger a tu persona, tus bienes o cuando presientas que alguien quiere hacerte daño o quitarte algo que te pertenece, di mentalmente "te envuelvo en mi círculo de amor". La situación o la persona en cuestión cambiará para Bien, rápidamente, si no lo hace, persiste en esta afirmación porque es una invocación de origen divino, por lo tanto: infalible. No es necesario sentir ese Amor con que envuelves a lo negativo, basta con la buena voluntad de expresarlo. El dicho reza "el corazón no se manda" y es cierto pero no olvides que en tu corazón está la chispa divina de Dios, tu Cristo, tu Yo Superior, medita sobre ello, comienza a decretar la Perfección con todas sus virtudes y podrás comprobar su manifestación en tu vida. El Amor Divino no es sólo para experimentarlo, sino también para compartirlo, los decretos o afirmaciones que valen para mejorar tu vida, valdrán mucho más si a través de ellos ayudas a los demás, pero la condición es que jamás podrás mencionarlo.
Uno de los secretos de este maravilloso poder que manejas es: Osar, Hacer y Callar.

Metafisica Creativa

Comentarios

Entradas populares de este blog

Oraciones Metafìsicas para la Vida diaria.

Ego

"Palabras Claves de la Biblia"