¿Hay algo difícil para Dios?

SON MUCHOS los que han estado observando esta realización y ven con mucha alegría cuan verdaderamente los estudiantes están entrando en la «Poderosa Presencia YO SOY», y cómo las cosas que les habían estado molestando se están disolviendo y están sien­do desprendidas como si nunca hubieran existido.
Amado estudiante, ¿no te das cuenta del gran regocijo que embarga a aquellos que hemos seguido el camino del lo­gro de la Gran Libertad y Maestría sobre toda limitación, al verte entrar en esta Presencia, la cual si es mantenida, te traerá con toda certeza hacia esa misma Libertad? Solamen­te es cuando lo externo se toma lo suficientemente obedien­te, dándole todo poder a esa Gran Presencia Interna, que uno encuentra paz y descanso en ese Poderoso Reconoci­miento.
En esa paz y descanso fluye un río poderoso de energía, así como un arroyo de montaña pasa a través de un valle fértil lleno de flores y vegetación perfecta. Así, en esa paz que sobrepasa toda comprensión humana, te moverás más y "las, y encontrarás ese río eterno de energía fluyendo en y a través de tu Ser y experiencias dondequiera que vayas.
Es verdad que la inteligencia es el canal receptor, pero mientras sientas con sinceridad profunda y llena la «Verdad de la Presencia YO SOY», encontrarás que esa quietud cre­cerá más y más hasta que un día «verás la puerta de tu crea­ción abierta de par en par ante ti, y entrarás con los brazos 'abiertos en esa Libertad inhalando la fragancia de la Atmós­fera Pura del Mundo Etérico, donde serás capaz de moldear esa substancia plástica en la Perfección de todo donde tu de­seo se pose».
Estás progresando espléndidamente, no dejes que ningún miedo de personas, sitios, condiciones o cosas te interrum­pan o te alteren; la «Presencia de la Luz» está ante ti, ha­ciéndote señas de seguir adelante para que puedas ser soste­nido en Su abrazo afectuoso, recibiendo Sus riquezas ilimi­tadas que Ella te guarda.
Ahora te diré algo que te asombrará, pero yo te aseguro que es muy cierto. Anoche se formuló la siguiente pregunta:
¿Han estado ustedes juntos anteriormente? Yo deseo decir­les que no hubiese sido posible traerlos hacia esta acción in­tensa de la Gran Ley Interna, si no hubiesen tenido previa­mente una asociación armoniosa y un entrenamiento. Pue­de que sea difícil para ustedes comprender de primera vez que están recibiendo un entrenamiento intenso y que sola­mente es dado después de 3 años de prueba en el retiro. Al­gunos de ustedes ha almacenado tesoros de Energía, quiero decir: Energía creada por vuestra actividad consciente a tra­vés de la «Presencia YO SOY». Otros tienen almacenados tesoros de Luz, otros tesoros de Amor, otros tienen oro y joyas que fueron guardados para ser usados en esta encarna­ción. Muchos están a punto de soltar a la visibilidad (en sus manos) estos tesoros almacenados. No piensen que me he perdido en ensueños fantásticos. Yo estoy trayendo esto a vuestra atención para beneficio y bendición propios.
Deseo que te recojas durante unos minutos y converses con tu «Presencia YO SOY» diciéndole algo así: «Gran Presencia Maestra que YO SOY, te Amo, te Adoro. Me vuelvo a Ti, Plenitud de lodo Poder Creativo, todo Amor, toda Sabiduría y a través de este Poder que Eres, te doy todo Poder para que hagas visible en mis manos y uso la reali­zación de cada deseo mío. Ya no pretendo tener ningún po­der, porque ahora te reclamo a Ti, la única Presencia Con­quistadora de todo, en mi hogar, mi vida, mi mundo y mi experiencia. Reconozco Tu Supremacía Completa y Tu Do­minio sobre todas las cosas, y mientras mi conciencia se fije en una realización, Tu Presencia Invencible y Tu Inteligen­cia asumirán el comando, trayendo la manifestación a mi experiencia rápidamente —hasta con la velocidad del pen­samiento—. Yo sé que Tú eres Jefe de tiempo, sitio y espa­cio. Por lo tanto, Tú requieres solamente el «ahora» para atraer a la actividad visible, toda Tu perfección. Yo me mantengo absolutamente firme en la completa aceptación de esto ahora y siempre, y no permitiré que mi mente se ale­je de ello porque al fin. Yo sé que somos Uno».
Amado estudiante, podrás agregarle a esto cualquier cosa que necesites, y Yo te aseguro, que si puedes vivir en esto, Yo me esforzaré en ayudarte y experimentarás la apertura de las compuertas de la Abundancia de Dios.
Lo más deseable e importante que cualquier individuo puede hacer es fijar su mente en la única necesidad perma­nente y ésta es seguir adelante hasta llegar a la profundidad y firmeza de esta «Poderosa Presencia YO SOY» y una vez allí, todo el Amor, la Luz, lo Bueno y las Riquezas fluirán en su vida y experiencia por un poder interno de propulsión que nadie puede impedir.
Este es el objeto del entrenamiento verdadero, la razón Por la que los estudiantes fueron atraídos a los retiros a me­dida que estuviesen lo suficientemente adelantados, porque, como he dicho anteriormente, es relativamente fácil resol­ver los problemas que vienen, pero Yo les pregunto: ¿Qué bien hace el continuar resolviendo los problemas, a menos que se tenga algo, en alguna parte, en qué pueda anclarse y que lo elevará por encima de la consideración de cualquier problema?
Encontrar tu «Presencia YO SOY» y anclarse en ella es la única cosa deseable a hacer. Claro que hasta que llegues a este punto de anclaje firme a tu «Gran Presencia YO SOY» es necesario que resuelvas tus problemas a medida que ven­gan; pero es mucho mejor entrar y liberar esta Poderosa Presencia, Energía y Acción que ha resuelto los problemas antes de que vengan a ti. ¿No es esto más aceptable que, al despertarte cada mañana, encuentres estos problemas de frente, mirándote en la cara, como si fuesen algo realmente importante, pero que después de todo no lo son? Sin embar­go, estarás de acuerdo conmigo que alguno de ellos, por lo menos para los sentidos externos, son de una importancia tremenda.
Con tu gloriosa obediencia al Principio Divino de los Se­res Creados, nos encaminaremos con nuestra Armadura de la Protección Invencible puesta, hasta que la intensidad de la misma Luz en la cual entrarás haga innecesaria la arma­dura.
¿No vale esto todo el esfuerzo necesario para que te muevas por siempre en esta Gloriosa Libertad? Entonces, cuando te despiertes por la mañana, ya no encontrarás a es­tos visitantes.
Mientras he hablado estas palabras, te he mantenido en el foco de mi visión, sin tu conocimiento, para que cuando oigas estas palabras sientas la convicción interna de éstas, con un Poder que te agradará.
Cada vez que pensamientos molestos o de crítica traten de entrar en tu conciencia, cierra la puerta rápidamente y ordénales que se vayan para siempre. No les des chance de que tomen terreno, recordando siempre que tienes la fuerza y el poder sostenedor de la «Poderosa Presencia YO SOY» para hacer esto. Si tienes dificultad en cerrar la puerta, háblale a tu «Presencia YO SOY» y dile: «¡Mira, necesito ayuda. Cuida de que la puerta esté cerrada a esta molestia y ciérrala para siempre!».
Quiero que te fijes en la conciencia de que puedes hablar a tu «Presencia YO SOY» de la misma manera que puedes hablarme a Mí, creyendo que Yo tengo poder ilimitado, porque Yo te aseguro que no son palabras a la ligera cuando digo: «Puedes decirle a esta Poderosa Presencia que se en­cargue de cada condición en tu experiencia y que te eleve hacia la Libertad y el Dominio de todas las cosas».
Como ya has alcanzado la actividad de la Substancia Universal, quiero llamarte la atención hacia el siguiente he­cho: La substancia de tu cuerpo y esa substancia que parece invisible a tu alrededor, es inmensamente sensitiva a tu pen­samiento y sentimiento conscientes, por lo cual tú puedes moldearla en cualquier forma que desees. La substancia de tu cuerpo puede ser moldeada por tu pensamiento y senti­miento conscientes en la más exquisita belleza de forma: tus ojos, pelo, dientes y piel pueden ser hechos deslumbrantes con belleza radiante.
Esto es muy alentador para las damas y estoy seguro que también lo será para los caballeros, aunque a ellos no les gusta admitirlo. Amados Hermanos y Hermanas, cuando se vean en el espejo, díganle a lo que allí ven: «Por virtud de la Belleza y la Inteligencia que YO SOY, les ordeno asumir Perfecta Belleza deforma en cada Célula de las cuales están formados y obedecerán a mis órdenes, convirtiéndose en Radiante Belleza en Pensamiento, Palabra, Sentimiento y Forma. YO SOY el Fuego y la Belleza de tus ojos llevando esa Radiante Energía hacia todo lo que mire».
Así lograrás la apariencia de Perfección que te dará ''1 aliento que quieras para saber que «YO SOY siempre la Presencia Gobernante».
Si deseas que tus formas se vuelvan más simétricas, pasa tus manos por todo tu cuerpo, desde los hombros hasta los Pies, sintiendo la Perfección o la simetría de la forma que se desee. A través de tus manos fluirá la energía o calidad de lo que desees manifestar. Si pruebas esto con un sentimiento profundo y verdadero, te asombrarás de los resultados. Este es el más grande adelgazante en el mundo y te aseguro que esto hará que mientras la piel tome la perfección y la sime­tría deseadas, ésta se mantenga firme y elástica en todo sen­tido, porque estarás mandando la energía de la «Presencia YO SOY» a través de estas células, obligándolas a obedecer el mandato dado. Esto puede parecer ridículo, pero Yo te digo que es una de las mejores maneras, más segura y per­fecta de lograr la perfección del cuerpo. Yo te digo: Cual­quiera que practique esto, pondrá el cuerpo en la condición deseada.
Quiero que los estudiantes absorban la plenitud de la idea de que ellos son los dueños de sus formas, mentes y de sus mundos y que pueden inyectarles lo que deseen. La Vida de Dios Pura y Perfecta fluye a través de ti en cada ins­tante. ¿Por qué no cambiar el patrón viejo por el nuevo? ¿No ves lo importante que es el perfeccionamiento del cuer­po?
¿Qué puede hacer la Presencia Interna con un cuerpo que siempre está enfermo y fuera de armonía todo el tiem­po? Cuando éste es el caso, la atención se fija tanto en el cuerpo que la «Presencia YO SOY» solamente obtiene un mínimo de atención. ¡Es tan fácil! ¡No hay más que intentar­lo! Este tratamiento de la piel con la energía de la «Presen­cia YO SOY» hace a la piel firme y perfecta.
La razón por la que hablo de esto con un sentimiento tan profundo y ansioso, es porque veo el cambio y el ade­lanto en casi todos, y con una atención consciente especial puesta en esto, cada uno podría ser llevado mucho más rápi­damente a esa Perfección tan deseada.
Cuando un individuo tiene un abdomen anormal —y cualquier cosa que no es recta es anormal— debe levantar su mano izquierda con la palma hacia arriba y mover su mano derecha sobre e! abdomen en un movimiento de rotación de izquierda a derecha. Cada vez que la mano pase so­bre éste, hay que sentir profundamente la actividad absor­bente.
La carga rápida de energía a través de la mano entra en las células encogiéndolas y reduciéndolas a la condición normal. Y les aseguro que esta instrucción no es una fanta­sía, sino que tiene un sentido tremendo y dará resultados es­perados sin duda alguna si se aplica con sentimiento ansio­so.
La conciencia, claro está, debe ser «la energía que fluye a través de la mano derecha es la Presencia Todopoderosa y Absorbente que consume todas las células innecesarias, de­volviendo al cuerpo su condición normal y perfecta».
Esto no ajustará el tamaño anormal del abdomen, pero penetrara a través de la forma, cargando la actividad intesti­nal con un proceso limpiador y purificante que será de un beneficio inestimable. Aquellos en los que sea perezosa la actividad de esos órganos, encontrarán que se les activará hasta lo normal. Yo les aseguro que las damas no necesita­rán usar más los rodillos o girar en el suelo, y también ase­guro que ellas no son las únicas que usan los rodillos.
Es desafortunado, casi repulsivo, que los individuos que tienen dentro de ellos esta Poderosa Presencia de Dios, les den todos los poderes imaginables a las cosas externas para producir resultados dentro y fuera de ellos, cuando cual­quier agente terapéutico que usen, sean ejercicios, drogas o cualquier otra cosa, tiene muy poco efecto, si acaso alguno, excepto la calidad y el poder que ellos les han dado cons­cientemente a estos agentes. Este tratamiento actúa sobre las células donde quiera que estén, sea en los huesos o en la car­ne.
La mente externa siempre duda de la habilidad de este Yo Interno para manejar parte del cuerpo. Si puede manejar una clase de células, puede manejar a todas. Haz que lo externo acepte todo el poder de la Presencia Interna y así deja que ésta se expanda en el uso de todas las cosas.
La mente externa, a través de largo tiempo, les ha dado un poder enorme a las drogas y a los agentes terapéuticos de toda especie, pero ¿no ven ustedes que la única cosa que lo hace, es el poder y la autoridad que ustedes le dan para que tenga un efecto en sus cuerpos? No quiero decir, ni por un momento, que los individuos que no conocen a la «Presen­cia YO SOY» eliminen todos los agentes medicinales, pero si ellos fijaran sus mentes firmemente en que «ninguna cosa externa tiene poder alguno en sus experiencias, excepto el que ellos mismos le dan» ellos comenzarían a salir de las li­mitaciones a las que se han sometido.
Déjame decirte ahora que casi todo el poder dado a las cosas externas es concedido inconscientemente y sin que muchos estudiantes se hayan dado cuenta de ello. Dirigirse hacia esta Gran Presencia de Dios dentro de ti y darle todo el poder para hacer las cosas que necesitas y deseas hacer, hará que éstas se manifiesten con una velocidad y una certe­za mucho mayor que la de cualquier agente medicinal. Al­gunos aplicarán esta idea con una tenacidad tremenda, mientras que otros necesitarán más esfuerzo, pero realmente vale la pena hacerlo.
Recuerda que la «Presencia YO SOY» sabe todas las co­sas por toda la eternidad, en todas las maneras pasadas, pre­sentes y futuras sin límite. Si pensaras en esta Gran Presen­cia, contemplarías y reconocerías que ella es todo Amor, Sa­biduría y Poder; entonces cuando éste fije tu atención en algo a cumplirse, sabrás que esta Presencia es la puerta abierta, es la realización todopoderosa, y que no puede fa­llar.
Invoca a la Ley del Perdón y dirige la energía del Yo Maestro para que corrija y ajuste el error, y así obtengas la libertad de su reacción.
Ya ves, pues, que mucho poder innecesario se ha concedido a la actividad externa; se le da mucha importancia a cosas que a la «Presencia YO SOY» no le interesan absolu­tamente para nada. A ella no le interesan los errores cometi­dos por el yo externo, y si el individuo pudiera comprender que le puede dar la espalda a todas las actividades discor­dantes, y darle a la «Presencia Maestra YO SOY» dentro de él toda la autoridad y el poder para disolver y disipar la con­dición errada, no podría nunca, de ninguna manera, sentir la reacción de sus malas acciones.
Cuando el individuo continúa criticando, condenando o juzgando a otros, no solamente está dañando a la otra perso­na, sino que también está permitiendo, sin saberlo, que ese mismo elemento que él está viendo en la otra persona, entre en su experiencia. La verdadera comprensión de esto hará más fácil que el individuo detenga esta actividad indeseable, porque se dará cuenta que será en su propia protección.
Vamos a exponerlo de otra forma. Cuando la atención consciente se fija en algo, esa cualidad entra a la experiencia del individuo. Cualquier cosa que un individuo vea con pro­fundo sentimiento dentro de otro individuo, la estará for­zando dentro de su propia experiencia. Esta es la prueba in­discutible de por qué el único sentimiento deseable que debe mandar un individuo es la Presencia del Amor Divino, y por eso quiero decir: Amor Puro y Desinteresado.
Los estudiantes se preguntan algunas veces por qué tie­nen que manejar tantas condiciones en su experiencia, cuando se vuelven más y más sensibles. Es porque cuando ven una apariencia, que han sido enseñados que no es real, dejan que su atención se fije en ella, y no solamente la invi­tan, sino que la fuerzan dentro de sus propios mundos y des­pués tienen que luchar para poder liberarse de ella. Esto se puede suprimir si instantáneamente se quita la atención de la apariencia y se reconoce que «YO SOY, YO SOY, yo sé Que "Yo Soy" libre de esta cosa para siempre». No importa lo que sea.
Claro que todo esto viene por falta de auto-control del individuo o de una renuencia a usar ese auto-control para gobernar lo externo. Hay dos condiciones que se manifies­tan claramente en los estudiantes: Una, que está lo suficien­temente deseoso para hacer el esfuerzo, pero que sin saberlo permite que su atención se fije en las cosas indeseables. El otro, a través de una cualidad de testarudez, no desea hacer el esfuerzo necesario para conquistarlas.
Ningún Maestro debe en ningún momento tener un pen­samiento de crítica, sobre cualquier estudiante, porque si lo hace, estará invitando a esa misma crítica hacia él. Si los es­tudiantes captan la idea correcta de esto, lo detendrán por su propia protección.
Callarse ante la discrepancia en otro es mucho peor que la crítica hablada, porque se está permitiendo que la fuerza se acumule. Cuando alguna discrepancia llame tu atención, simplemente dile a tu Presencia YO SOY: «La Presencia YO SOY está dentro de esa persona, y lo humano no me concierne». No importa que sea una persona o un objeto inanimado, el momento que veas imperfección, estás for­zando esa cualidad en tu propia experiencia. Esto es tan im­portante que nunca se insistirá lo suficiente.
La primera consideración se deberá dar siempre a tu propio «Yo Divino»: adóralo siempre. Esto te da la oportu­nidad y la fuerza para elevarte a mayor altura, desde donde podrás dar ayuda a muchos, mientras que ahora la das sola­mente a unos pocos.
Ningún servicio puede ser de beneficio permanente, a menos que el individuo acepté primero y adore a su propio «Yo Divino, la Poderosa Presencia YO SOY». Aquellos que quieran servir a la Luz y realmente hacer el bien, deberán comprender esto muy claramente.
Cuando los estudiantes dicen: «Si yo tuviera dinero, po­dría hacer mucho bien», es exactamente la actitud contraria a la que deberían tener. Si uno entra en la Presencia «YO SOY» tendrá todo el dinero que quiera, y éste no podrá ser alejado de él.
Toma la posición con todo el mundo de que, «solamente la Presencia YO SOY actúa en esa persona».
Toda experiencia externa es solamente una disciplina. Para aquellos que entran en este trabajo, el entrenamiento presente es realmente una escuela final o experiencia, y es por eso que algunos de ellos sienten que es un poco fuerte. Toda Hueste Ascendida siente con inmensa alegría el Amor y la gratitud que les es enviada, y claro está, responden casi sin límites.
«YO SOY» es todo lo que hay presente en todo sitio vi­sible e invisible.
La conciencia necesaria llegará a ti de tiempo en tiempo a medida que continúes en el uso de esto.
No te dejes fatigar por «cosas». Solamente manten la ac­titud calmada y certera de la Ascensión. Calmadamente, rá­pidamente y amorosamente acéptala y solamente sé (esto elimina la tensión). Nada es más poderoso que esto.

Comentarios

  1. Buenísimo!:) Me suscribí, suscribete a mi blog hablamos de mismo pero no igual:)

    Un saludo, Leo Arista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Oraciones Metafìsicas para la Vida diaria.

Ego

"Palabras Claves de la Biblia"